DEPECHE MODE EN ARGENTINA

DEPECHE MODE EN ARGENTINA

lunes, 23 de julio de 2012

QUIERO SER MUSICO SI O SI

De plomo de Soda Stereo a tocar ante 150.000 personas. Nos encontramos con Leo Satragno, quién junto a su hermano Gastón, formaron la banda El Signo hace casi 27 años y todavía siguen juntos tocando y armando nuevos proyectos.

El Signo nace en 1986 con el Bahiano en voz, pero luego de un año, se separa de ellos para unirse a Los Pericos; con el puesto vacante, Leo toma el micrófono y El Signo se establece como un dúo de música electrónica. Hoy es fácil encontrar referentes, pero a fines de los ochenta salvo por Los Encargados, no tenían un referente local. Es por eso, que es sencillo encontrar similitudes con bandas como Depeche Mode a quiénes empezaron a escuchar y así seguir por ese camino.

Yo empecé escuchando los ensayos de Soda en los que hacían mucho The Police. Yo veía qué tocaba Gustavo, qué tocaba Charly, qué tocaba Zeta, y ahí fue cuando dije “yo quiero ser músico sí o sí”. Con ellos somos amigos desde hace muchos años, con Zeta armamos compilados y discos para el sello de él, también hice lo mismo con el sello que yo manejaba de Charly Alberti. A los discos me dediqué siempre, ahora por suerte logramos la distribución digital.

¿La industria discográfica está en picada?

No, en picada no, sino que se transforma. De los discos reales, olvidate. Y para los discos virtuales tenes que tener en cuenta el dólar para comprarlo; encima valen como 10 dólares, multiplicado por 6.60 que está el dolar hoy, son 66 mangos el disco virtual si es que podes pagarlo con tarjeta, o sea, dificilísimo. Acá estamos hablando de música. Es una readaptación, otra forma de hacer las cosas. Creo que a parte, la música ahora es muy inmediata.

¿La digitalización de los discos facilitó la llegada al público?

Es más grande la distribución, pero es más difícil llegar al que le vaya a gustar. Es como que antes, salía el nuevo de Soda, el nuevo de Charly, y todos los medios sacaban la noticia. Hoy en día, creo que si la discográfica no pone plata para publicitar, se hace muy difícil. Es más fácil mostrar, pero hay tanto mostrado que es muy difícil para que está del otro lado, encontrar lo que le guste y es todo muy de nicho. Es verdad, no hay intermediaros pero es muchísimo más díficil llegar a la gente por la enorme variedad que hay disponible.

Volvamos un poco a los inicios, arrancaron tocando en Cemento.

Sí, ¡Cemento! Creo que tocamos, 9 o 14 veces ahí. La última vez había 1700 personas, me acuerdo,… Omar (Chabán)… para mí ídolo total, odio Callejeros eh, ¡pero aguante Omar!

¿Qué significó Chabán para las bandas como ustedes en ese momento?

Y… Omar fue fundamental para el 80% de las bandas de acá de Argentina. Es un pibe que siempre dio lugar, siempre te dio la oportunidad, siempre estaba dispuesto a darte el espacio él… ¡porque es un copado del arte! Porque si fuera un mercader, tendría dinero y la verdad que no es un pibe con dinero… un mercader no es. Vos fijate que para el ambiente de los músicos que tocaban en los 80, no le toques a Omar porque está todo super bien con él.

Y de Cemento pasaron a tocar en festivales inmensos, ¿qué pasó en tantos años?

Sí, ¡eso fue terrible! Pasó de todo… La verdad es que nosotros cobramos por el compromiso, separarnos de nuestras familias, viajar, dormir en hoteles, pero tocar… tocamos gratis.

Cuando arrancaron eran comparados con Erasure, y tuvieron la oportunidad de abrir para ellos, ¿qué sacaron de esa experiencia?

Estuvo muy buena, por lo que significaba para nosotros que recién empezábamos; me acuerdo de la nota que salió en la revista Pelo con una buena crítica. Pero a mi el show no me gustó, la pasé muy mal, fue padecer. Había mucho problema político interno de funcionamiento del show y menos mal que pudimos tocar. Olvidate de probar sonido o cualquier otra cosa… la banda era Erasure, era esto o mátense. Hubo que dibujarlo, fue un show difícil.

Hace más de 10 años que están con Ultratango, ¿cómo nace este proyecto?

El círculo que había alrededor de nuestros padres fue fundamental (NdeA: sus padres son Pinky y Raúl Lavié). Sobre todo cuando pasamos a hacer lo del tango más seriamente. Piazzola venía a comer a casa, Horacio Ferrer también, estabamos muy metidos, íbamos a los shows. Quisimos empezar a fusionar, cosa que veníamos haciendo desde siempre en algunos temas de El Signo, de hecho en todos los discos vas a encontrar alguna cosita de tango. Pero… llegó el 2001, y El Signo murió en ese momento. Todo murió. No había movida, no había lugar para tocar, y nunca más levantó. Levantó un poco, pero no como antes. Por la crisis económica no había plata para nada y para lo que menos hay es para el entretenimiento. Coincidió eso, y las ganas de hacer otra banda que no tuviera nada que ver con esto que veníamos haciendo, que sea de tango y seamos más integrantes. Así empezamos con Ultratango, y separamos los dos proyectos.

También en ese tiempo, los premios Carlos Gardel inauguran la categoría de música electrónica y ustedes son nominados con El Signo 2 veces y por trabajos distintos, ¿qué fue esto para ustedes?

Perdimos con Bajofondo. Estar ahí está buenísimo, el reconocimiento de tus pares y de gente que te conoce de hace muchísimos años. Siempre estamos motivados y esto es una confirmación, una aceptación de que el trabajo que hacemos está bueno. La movida está dificil. Es complicado vender discos, complicado conseguir el billete con los shows, pero… ¡llega el sábado a la noche y tenemos show! Lo importante es tocar. Cuando son tantos años, todos los shows y todas las nominaciones son importantes, cada cosa es un granito de arena que se suma a nuestra carrera.

Tienen El Signo, Ultratango, ¿les da el tiempo para mantener todos los proyectos en paralelo?

¡Sí, y más también! Tocar tango solo me aburre, entonces siempre que laburo con algo, hago otra cosa que no tenga nada que ver. Hago mucha música experimental bien suelta, que publicamos gracias a que hay espacio para todo ahora, cosa que no pasaba antes cuando la guita la ponía otra gente. Ahora es todo digítal, es mi producción.

El ciclo homenaje a Depeche Mode surge así entonces, experimentando.

Me acercó la idea Arnaldo (Dr.Disco)Speranza que organizo el primer tributo argentino a Depeche Mode, muy fanático nuestro de toda la vida. Me pidió un tema que habíamos grabado hace mil años, le dije de preparar uno nuevo y armé como 7, me entusiasmé un poco más e hice otros 10. Me gusta mucho hacer covers, siempre reversionados. Respeto la música, pero la adapto según como a mi me hubiera gustado que suene.

¿Qué sigue en su carrera?

Ahora estamos con la digitalización y remasterización de los discos de El Signo para publicar, me quiero sacar todo lo viejo y quedarme tranquilo de que están terminados. Nos quedan unos 4 discos de un proyecto con mi hermano, 2 más de El Signo y 3 de Ultratango. En cuanto a shows, por suerte tenemos muchos eventos privados y cosas ya pactadas con Ultratango, algunos festivales también. Aunque mucho no me gustan, son muy duros, es complicado entrar al after a tocar a las 6 de la mañana, con todo el público durísimo y que la única luz sea un flash que se prende y apaga, ¡no ves ni dónde metés los cables! Pero hay que hacer de todo, es otro repertorio. Para los festivales, hay que estar más jóven.

Fuente: Balconeando.com

Por Juanjo Peralta

Fotografía por Maxi Carrizo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.